7 de junio de 2012

El tocomocho del Huffinton


"A la atención de la prestigiosa señora Montserrat Domínguez, periodista de pago.

Muy loada, para mí ya no loable, señora Domínguez;

La presente es para felicitarle por su flamante cargo de directora de la edición española del diario Huffigton Post. A usted y a los otros siete periodistas que cobrarán en euros por dar forma y contenido a la nueva publicación. El resto de colaboradores lo harán a cambio deprestigio, que es algo que usted valora mucho.

Usted, tan progre de toda la vida, ha tenido una rica trayectoria profesional bien remunerada y, entre nosotras, ha contado en muchas ocasiones con mi admiración, que acaba de perder sin remedio. Aunque como no soy nadie, tampoco le importa, evidentemente.

Sólo soy una periodista en paro a la que se le llevan los demonios porque usted y otros semejantes no solo se prestan a la degradación de nuestro oficio, sino que ejercen de esclavistas. Lo que es peor, los esclavos están como locos de contentos porque van a tener el prestigio del Huffington Post.

No sé si les hará falta el prestigio, que creo que les conoce todo Perico y todo Juanico, pero el dinero casi seguro que lo obtienen por otros medios. Son colaboradores como José Mota, que acaba de fichar por Telecinco por unos milloncetes, Alberto Ruiz Gallardón (Ministro de Violencia Estructural), Alfredo Pérez Rubalcaba (opositor), Patxi López (Lehendakari) y así hasta 60 blogeros/columnistas necesitados de prestigio.

Pues bien, señora Domínguez, sepa usted que las reputaciones se ganan con trabajo y esfuerzo personal, no por tener una plataforma teóricamente prestigiosa que, por cierto, necesitaría urgentemente un diseñador gráfico -incluso el fondo de campo de ababoles de este blog amateur y caserillo es más resultón-.

Como extenderme en el tema no va a conducir a nada -siguen echando a periodistas y cerrando medios- concluyo con una patada en el trasero dedicada a los Colegios de Periodistas que no hacen nada por la dignidad de los que hemos estudiado una carrera y pretendemos vivir de ella. Para trabajar en un periódico no hace falta ni tan solo saber escribir.

He intentado pagar el recibo de internet con varios prestigiosos artículos que he encontrado firmados por mí en algunos medios, pero me han dicho que o pago con euros o que me vaya comprando una libreta para escribir mi próximo post.

Atentamente,
Una que tiene una cartulina que dice que es Licenciada en Ciencias de la Información.

PS: Siento haber redundado tanto en la palabra «prestigio».

Como dice @Retroclasica, ¿Acabará como el Prestige?"

-------

Y yo me acuerdo del desaparecido en pleno éxito: soitu.es, que si que pagabana los colaboradores... Ya ven.
D.

1 comentarios:

VSB dijo...

Dos links imperdibles:

http://gentedigital.es/comunidad/june/2012/06/12/por-que-pikara-paga-a-sus-periodistas-y-el-huffington-no/

Y:
El Huff es solo el negocio perfecto. Una inversión mínima, unos gastos insignificantes, un descaro sin parangón y el trabajo de otros. Este engendro no tiene la culpa de la decadencia del periodismo, evidentemente. Pero pone su grano de arena para que la profesión se hunda para siempre. Y lo hace en nombre de la progresía y la democracia ciudadana, y con la complicidad de “prestigiosos” periodistas que miran para otro lado y callan.

Les deseo lo peor, que será lo mejor para el periodismo.

http://www.cuartopoder.es/telematon/el-huffington-post/2384

Publicar un comentario