23 de junio de 2012

Expulsan a Lugo, entran Franco y Dios

Tras cuatro años de intentos frustrados, el corrupto y desprestigiado Parlamento paraguayo logró ayer expulsar a quien siempre vio como un cuerpo extraño: a Fernando Lugo, un exobispo metido a político que desde su elección en 2008, en vez de luchar por el poder, intentaba repartir el poco que tenía.

Los senadores concedieron sólo 24 horas a Lugo para que preparara la defensa de su juicio político, una clara violación constitucional, y votaron un resultado amañado de antemano: 39 a favor, y sólo cuatro en contra, de destituirle por ser culpable de “mal desempeño de sus funciones”.

Arropado por miles de partidarios en las calles de Asunción y por numerosos dirigentes latinoamericanos, que calificaron su destitución como golpe de Estado, Lugo criticó el “golpe a la democracia” y salió del campo. Tardó poco en ser substituido por su hasta entonces vicepresidente, el liberal Federico Franco, entre aplausos, vítores y gritos de “e-le-gido”, “fe-de-rico”, “pre-si-dente.”

¿Franco elegido??? ¿Por quién???

La respuesta la dio Fede al empezar su discurso de investidura: “Dios quiso que asuma la Presidencia de la República”. Así, directamente desde el cielo, sin la molesta intervención popular, que a veces elige al que no toca.

El que toca la próxima vez (agosto 2013) es del de siempre, el candidato del Partido Colorado: Horacio Cartes. Sí, bueno, es sospechoso de tener vínculos con el narcotráfico y de dirigir una red de lavado de dinero, como desvelaron los cables de Wikileaks, pero ya se sabe, nadie es perfecto...
...
Lejos de este Parlamento marciano y bizarro (uno más), hay mucha gente que intentará que no sea así.

1 comentarios:

VSB dijo...

Impagable, la info que nos envías. Gracias por estar ahí y hacérnosla llaegar hasta aquí (disculpas por la falta de acentos).

Publicar un comentario