11 de junio de 2012

Hermanados en el gol: Al rescate, oé...

Por estampas tan innobles como esta (y las hay mucho peores) odio el fútbol. Lo de ayer no es deporte (ni política económica). Es expolio. Pegar patadas y meter goles son otra cosa. Lo hacen los mejores, los cracks sin uniforme, sin equipo ni equipamiento. Los que exhiben dignidad. No la Copa de los Borbones ni la del Euro.

Odio el fútbol porque ante sus altares (televisiones) ví caer a los mejores de mi generación. Es como lo del Aullido de Gisnberg, pero con el balompié. Tras haber sido los raros del patio, los de los libros y las charlas, empezaron a arrodillarse cuando cumplieron los veintitantos. Dejaron las drogas ilegales y de ir los conciertos.... antes, mucho antes, a las manis. Y comenzaron  a vaciar sus cabezas una o dos veces por semana. Para llenarlas de estampitas de mercenarios extranjeros. Que sublimaron como gladiadores, para no reconocer sus derrotas más íntimas. Acumulaban "victorias" cuyo botín nunca gozaron. Sufrían penas que hacían más pequeña la propia.

Puestos hasta las orejas y con ganas de más, hicieron de ello algo rutinario. Algunos pagaron entrada religiosamente todos los domingos. Todos con sus impuestos blindamos los pelotazos urbanísticos, los cabildeos políticos, los trapicheos inmobiliarios de unas sociedades económicas, no deportivas.

Claro que todo club de fútbol es más que un club. Y sus seguidores, mucho más que aficionados. ¡Todos al pelotazo! Oé, Oé... berrearon, cuando "la sana competencia deportiva" desplazó cualquier sueño de colaboración, de sus vidas y de sus proyectos profesionales. A meter gol, aunque fuese en propia meta. Aunque para ello hubiese que olvidar las otras metas, las que no caben en las redes de ningún portero.

Ayer, uno de los idiotas ululantes (el de la izquierda de la foto), esquivaba la Tribuna de la opinión pública. Y desde SU tribuna de PREFERENCIA (que también le pagamos), celebraba dos derrotas en una: el rescate y el empate. ¿Y usted? ¿Ha visto o sentido como se la colaban? Y (confío que no),  ¿saltó de alegría en el mismo momento que recoge la foto? ¿Se hermanó con ellos en el gol?

Cuando Aznar y Blair se reunieron para seguir un partido entre el Madrid y el Manchester (creo), después de soltar las primeras bombas sobre Bagdag, pensé que lo había visto todo. Entre el anuncio de CocaCola y esta foto, no sé con cuál quedarme. ¿No tienen el mismo mensaje?

Ahí va el video:

Y un recordatorio de otra campaña paralela, igual de obscena o más: "Esto lo arreglamos entre todos"
El mismo lenguaje, el del Gobierno del Reino/Marca España y el de una transnacional.

Y dos lecturas imprescindibles:


* Sobre como te roban los clubes de fútbol: 
¡Campeones!, también en deudas con Hacienda. La morosidad de los clubes de fútbol asciende a 752 millones de euros (sin contar cuotas de Seguridad Social). El Gobierno acuerda un plan para saldar cuentas y acallar las acusaciones de favoritismo.

* Sobre como te van a robar a partir de hoy: 
- ¿Ayuda financiera? Falso. Rescate puro y duro. No nos dejemos engañar - La banca festeja, la UE festeja, el FMI festeja, los partidos del capital también. Pero acá lo importante es que no terminemos festejando nosotros lo que es una sentencia de muerte a medio plazo, una sentencia lacerante y sin cortapisas. Palabras vacías que disfrazan una realidad que se viene durísima. La banca festeja, la UE festeja, el FMI festeja, los partidos del capital también. Pero acá lo importante es que no terminemos festejando nosotros lo que es una sentencia de muerte a medio plazo, (...) 

3 comentarios:

VSB dijo...

De alguien que sí sabe de fútbol, economía... y pelis.

Arranca con esta cita:
- Galindo: “Antes de un atraco hay que hacer un reparto de beneficios, así se hacen las cuentas antes y cuadran”
- Benítez: ¿”Pero no nos cogeran nunca verdad”?
- Galindo: “Qué va hombre, no ves que al banco hasta le interesa que le roben por que cobran del seguro”

(Atraco a las tres. José Mª Forqué.1963)

Y termina con estos dos párrafos:

"Lo cierto es que el rescate de esa masa negra que todo lo devora, que es el sistema bancario español, va a significar -vistan como vistan al muñeco- un aumento desaforado de la deuda pública española. Es decir, que las tropelías, las estafas, las apropiaciones indebidas, los regalos bajo mano, las privatizaciones/expolios, los créditos fraudulentos, los planes de pensiones para los prevaricadores y los mil y un chanchullos que han evaporado los puestos de trabajo, las pymes, los ahorros y depósitos de los españolitos de a pie, van a ser pagados con los impuestos de todos a escote. Hablando en plata: para cuadrar las cuentas del Gran Capitán habrá que recortar las pensiones (por aquello de que se viven demasiados años hoy en día), subir la edad de jubilación (igualito que ha hecho Hollande) despedir a más trabajadores (que se preparen los bancarios), pagar más IVA (antes de hacer que paguen los más ricos) y amnistiar preventivamente con carácter general a todos los miembros de los consejos de administración del IBEX 35, bajo la bendición del viajero Dívar.

"Desdichadamente, al final de la la película “Atraco a las tres” a los empleados bancarios (interpretados por López Vázquez, Manolo Alexaindre, Casen, Alfredo Landa, Gracita Morales y otras glorias nacionales) que intentaban perpetrar el atraco se les anticiparon unos atracadores profesionales vestidos de negro que se apropian del botín dejando a los simpáticos protagonistas con un palmo de narices. ¿Acaso el director José María Forqué tuvo en 1962 un revelación de lo que sería el atraco contemporáneo?"

Orencio Osuna,
http://www.nuevatribuna.es/articulo/espana/2012-06-10/rescate-a-las-tres/2012061021412600644.html

Edelweiss dijo...

No creo ser tan crítica con el fútbol como veo que tú eres y desde luego lo soy mucho menos que antes.
Pero ayer también me indigné terriblemente cuando paseé por el centro de Salamanca y vi, en cada terraza atestada, un gran televisor con fútbol.
Y mientras, toda la Rúa Mayor era sembrada con altavoces que reproducían la Misa en la Catedral.
Al mismo tiempo Europa nos rescata.

Desde luego, da para mucho. Lastimosamente.

VSB dijo...

Échale un vistazo a esto, querida Edelweiss:
http://www.vice.com/es/read/la-roja-nos-salva-del-rescate

Y échate unas risas

Publicar un comentario