17 de julio de 2012

Gracias, Presidente

Continuando el post anterior de Tina.
Carta abierta de Rafael Durán al registrador de la propiedad que nos (des)gobierna.


Gracias, señor Presidente. Gracias por decir en su intervención parlamentaria del 11 de julio que usted y su partido son “de derechas”. Gracias por librarnos de aquella estrategia electoralista para hacer creer a la ciudadanía que el PP es un partido “de centro reformista”. Nos libra también de aquella afirmación de De Cospedal de que el PP es “el partido de los trabajadores”. Gracias, Presidente. Adelante; “sin complejos”.

Gracias, pues, por reducir el número de concejales. Pero recrimine a su ministro Montoro por justificarlo (rueda de prensa tras Consejo de Ministros, 13 de julio) en un afán de eficiencia en la gestión: sin complejos, diga que ni siquiera es por reducir el déficit, sino por aumentar las probabilidades de mayoría absoluta del partido más votado en cada municipio como consecuencia de la expulsión de los ayuntamientos de los partidos minoritarios, siendo como es tan incómoda la pluralidad.

Gracias, también, por subir el IVA. Sobre todo, por explicar que es la alternativa a tener que perseguir y sancionar a los que no lo declaran. Que lo paguen los que no puedan evitarlo y los sumisos, señor Presidente; que paguen por los defraudadores. A estos, sin complejos, vista gorda.

Gracias, claro, por subir el IVA en lugar de modificar el IRPF: usted es de derechas, y hay que subir el impuesto que menos grava al que más tiene.

A todo esto: parados, funcionarios, dependientes y cuidadores, como enfermos y pensionistas o autónomos y pymes, “¡que se jodan!”. Presidente, hay que recuperar lo más rancio de nuestro vocabulario castrense, que los diputados no son “señorías” y se tienen que sentar, “¡coño!”. Lo demás “¡manda huevos!”.

Muy bien, por cierto, la reducción de las cotizaciones a la Seguridad Social. Ahora que ya está en déficit la Seguridad Social, el recorte será la puntilla para acabar con la universalidad y suficiencia de las pensiones públicas. Podrá decir que el sistema es insostenible, sobre todo con una población que envejece. Excusa perfecta.

Presidente, magistral su jugada con Montoro: si se puede llegar a ser Ministro con tal desconocimiento léxico y gramatical del idioma que habla; si se puede destrozar el español con tanto gracejo, para qué destinar una partida presupuestaria a educación. Profundiza con ello en el alejamiento del modelo social europeo, pero ya sabe usted que los tiburones financieros (agencias de calificación, banca, aseguradoras…), que  apuestan contra la deuda soberana, son contrarios al Estado del Bienestar en el sur de Europa. La orilla norte del Mediterráneo no debe ser sino mano de obra barata y un paraíso para la especulación inmobiliaria; quien quiera sanidad y educación dignas de tales nombres, que se las pague.

Lo que no entiendo es por qué dice usted que no es libre para aplicar otra política económica. Claro que lo es, señor Presidente. Diga de nuevo, sin complejos, que usted es de derechas, y que por eso es lógico que sacrifique en España derechos sociales y laborales que con tanto empeño se han construido en Alemania, en Holanda o en los países nórdicos por mor del pacto social de posguerra. No es por obligación; es por coherencia ideológica.

Pero diga que el único pensamiento válido es el suyo, no vaya a pensar la ciudadanía que se puede perjudicar a quienes antes se lucraron provocando la crisis  y ahora se lucran haciendo creer que nos sacrificamos para salir de ella.Y si los sacrificios humanos se indignan en la calle, que “es nuestra”, aplíqueles la ley de vagos y maleantes o hágalos pasar por terroristas.

Gracias, señor Presidente. Sin complejos.

0 comentarios:

Publicar un comentario