18 de julio de 2012

No sobran políticos, faltan demócratas

El casi medio millón de políticos españoles es un bulo. Una falsedad interesada y un buen ejemplo de como Internet se convierte en un mentidero con la inestimable ayuda de tontos útiles como Pérez-Reverte que lo difundió en su Twitter. Por de pronto ha permitido limitar el número de concejales y, ¿quien sabe?, hará posible otras reformas de la ley electoral pero para reforzar el bipartidismo, desmantelar las CC.AA. y, en suma, avanzar en el neopopulismo fascista. La ecuación que se sostiene con este tipo de mentiras no puede ser más simplista; ni la solución, menos peligrosa. Reducido el número de políticos, reducida la corrupción. Que vengan, pues, los tecnócratas, los cirujanos de hierro a limitar aún más el número de quienes se ocupan del devenir colectivo.

El bulo ha partido de un diario digital conservador. Pero los números son otros (sin cargos oficiales de confianza ni delegados políticos en los Consejos de Administración). "La cifra real estaría en torno a los 100.000, una cuarta parte del mágico dato del Aguijón, homologable a otros estados europeos. Y que se sustenta, esencialmente, por el peso en la misma del número de concejales, 65.896 según el cuadro (66.162, según datos de la FEMP), que en 2015 se convertirán en unos 46.000 tras la reducción del 30% anunciada por el Gobierno. Hay que destacar que en España hay 8.116 municipios, de ellos 4.731 con menos de 1.000 habitantes, en los que sus concejales no cobran y en la inmensa mayoría de ellos ni sus alcaldes. Como sucede con la mayoría de los concejales de la oposición en los municipios de mayor tamaño poblacional."

La indisimulada reforma de la ley electoral va en contra de las aspiraciones de una mayor proporcionalidad que sustenta el 15M y una abrumadora mayoría social. Por de pronto, habrá menos concejales y alcaldes de partidos minoritarios.

Estamos ante una muestra estupenda de manipulación: información que explota las preferencias ciudadanas para presentar alternativas contrarias a sus intereses.

La receta es vieja:
- Emplea un medio digital situado extremista para difundir datos falsos.
- Recógelo en un medio serio en papel, para darle credibilidad, y sigue difundiéndolo a tope en la Red.
- Explota la indignación ante los recortes sociales en forma de rencor antipolítico.
- Y da a entender que la clase política también se aplica los recortes.


Y así avancemos todos: todos aún más recortados, con menos capacidad de intervenir en una democracia ya muy devaluada, forjando día a día la pseudodemocracia donde gobierna la mentira, en el abismo de una democracia hipotecada a la que sólo salvará un puñado de valientes.


Olvidemos, de pasada, que lo que pedíamos era transparencia y participación: cargos sujetos al imperativo popular y una ciudadanía que construye democracia gracias y no a pesar de los cargos que elige y exige que le representen.


El problema, me recordaba hace unos días Felipe era la falta de democracia interna de los partidos, que continuan legislando para que un cargo público no sea nunca una carga, sino una descarga de responsabilidad. Lo suscribe ya hasta El País.

1 comentarios:

VSB dijo...

Faltan políticos... Demasiados pocos:
http://www.javierortiz.net/voz/samuel/demasiados-pocos-politicos

Publicar un comentario