15 de octubre de 2012

La burbuja del Gintónic





"En la calle empieza a haber ya muchas más clases de gintonic que clases sociales. El paladar y la crisis no mantienen una relación inversamente proporcional, en contra de lo que pudiera parecer.

En la imparable evolución de lo que toda la vida fue la bebida de cabecera de los alcohólicos, desde la ordinaria rodaja de limón hasta las lascas de pepino, los hielos de gominola, la esencia de enebro, las hojas de hierbabuena, la trascendental decisión entre las ginebras secas o las aromáticas, el tubo o el balón, puede que algún día nos terminen echando un pimiento del Bierzo dentro de la copa.

Así es como se explica que las conversaciones empiecen por el estallido de la burbuja inmobiliaria y terminen por la forma en que estalla la burbuja de la tónica. Incluso hay quien asegura diferenciar el sabor de la quinina que ha sido extraída en el Congo sin respetar los derechos humanos. El gintonic tiene mucho peligro y no sólo por su cantidad. Sobre todo, en las metáforas. Esta semana el presidente de la Junta dijo que el periodismo es como el gintonic, porque combina bien con todo. No termino de cogerle el sentido del humor a Juan Vicente Herrera.

Puede ser que yo lo esté perdiendo o puede ser que él no tenga ninguna gracia y esté acostumbrado a tener siempre cerca a alguien que le ríe los presuntos chistes. El combinado de periodismo y política, por ejemplo, cada día produce menos resaca porque cada día está menos cargado.

El periodismo se diluye, por más que le añadan fuegos artificiales, por más que la gente crea que no lo necesita porque ahora puede hacer público lo que desea cuando desea, y la política lo agradece porque así su digestión será menos pesada. Probablemente más ruidosa (tampoco me quiero poner escatológico), pero menos pesada. “El periodista es una especie en peligro de extinción que debería estar protegida”, añadió Herrera en la entrega de los Premios Cossío, a los que él mismo ha quitado la dotación económica que tenían. El año que viene mando esta columna. A ver si puedo tomar un gintonic con el presidente y le cojo la gracia."

De David Rubio en La Crónica de León.
D.

0 comentarios:

Publicar un comentario