5 de noviembre de 2012

CCCD: La cueva de Javier


El martes 30 de octubre recibimos en el Máster CCCD a Javier de la Cueva. Cuatro horas seguidas estuvimos oyéndole y conversando. Según dirían algunos, la cueva de Ali Babá y los cuarenta ladrones-piratas digitales. Nunca fueron tantas ni tan lúcidas las sentencias escuchadas a ritmo de ametralladora. Javier salió de su cueva verdadera, la platónica, para echar luz sobre un panorama cada vez más oscurecido. Tras sus palabras, también luminoso.

* “En democracia todo lo que no está prohibido puede hacerse. En dictadura todo lo que no está permitido está prohibido.”

* “La situación jurídica actual resulta ilógica. Si se aplicase el marco legal se pararía el mundo. Porque los datos en abierto son el petróleo de esta civilización, trabado y limitado por mil barreras.”

* “Nadie descarga un archivo ni entra en el ordenador de otro usuario. Se copian objetos de un sitio a otro, magnetizando ciertas superficies.”

* “Han invisibilizado la mayor obra de creación intelectual: los protocolos de internet que, además, no tienen problema alguna con la propiedad intelectual: pueden y quieren ser copiados ad infinitum…

* “Imaginemos países sin índices alfabéticos o tablas de multiplicar. Son bienes comunes, a partir de los cuales ganamos dinero, aunque no sea computado en los índices económicos y de riqueza”.

* ¿De que hablamos cuando defendemos un conocimiento abierto, libre y distribuido?
Abierto se refiere conocimiento: puedo ver si es falso (falsabilidad de Popper) o verificar el código fuente (que diría un informático) con la posibilidad de recrearlo (que diría Bergson).
Libre se refiera al uso: tengo los derechos de estudiarlo, ejecutarlo para cualquier uso, a modificarlo, distribuirlo tal como está y sus modificaciones.
Distribuido – generar redes, ámbito comunicacional y social, libertad graduada… la replicación no solo para mí, sino universal.
Para regenerar democráticamente algo hay que quitarse el ruido (el inglés no tiene RAE, sino diccionario; ni el 4% de productores viven de su obra).

* "Una pregunta, ¿cabe plantearnos una desamortización, expropiación del saber, con los únicos límites de los valores anteriores y la privacidad? Resumidos serían “NO HACER DAÑO”. ¿Nos hacemos hackers?"

* Dos nuevas autorías:
- Colectiva (p.e. Wikipedia) con las consiguientes dificultades de permisos de infinitos autores.
- Hackers: virgueros que dan respuesta brillante a una pregunta inteligente, no en ordenadores ajenos sino en el propio. El hacker crea, el cracker destruye. Los hackers oponen el código digital al legal: desarrollan tecnologías que convierten en anacrónicas o ineficaces las normas jurídicas. Los partidos piratas intentan hacer legislación o promueven estrategias de desobediencia civil: construir sistemas ciudadanos de poder distribuido.

* Datos abiertos: importa que se puedan tratar, no tanto que sean legibles o conocidos, para generar análisis sin restricciones de formato, jurídicas, técnicas… ni nadie que me pregunte por hacerlo. Para, a partir de ahí, desarrollar tecnologías de la objetividad que fiscalicen la labor de los gobernantes. La fiscalización conlleva control y genera sistemas racionales de gobernanza, que ahorran muchísimo dinero a los gobiernos y no traspasan más dinero público a las arcas privadas (como ocurrió, por ejemplo, con el canon digital).

* “La acción política es ahora micro-política online: utilizamos fondo común y propones un modo de funcionamiento (me gusta, retuiteo… estadísticas). La clave está en el efecto sobre dos ámbitos: solo más código o levantarse y hacer cosas AFK – away from de keyword.”



Mañana, interviene Jesús González Barahona, sabéis que estáis tod*s invitad*s. Mañana de 16:00 a 20:00.Matadero Madrid. Paseo de la Chopera, 14. 28045 Madrid
Ver mapa Autobuses 6, 8, 18, 19, 22, 45, 47, 55, 59, 60, 62, 76, 78, 79, 85, 86, 88, 123, 148, 247, N10, N11, P959 / Metro Legazpi L3 (línea amarilla) y L6 (línea gris). Cercanías Embajadores.

0 comentarios:

Publicar un comentario