29 de noviembre de 2012

Dignidad

 María Ramírez Leal ha colgado esto en su muro de FB. 
Es de lo mejor que he encontrado en las aulas de la URJC y en algunos otros sitios.
Demuestra que es la mejor y que sabe bien cuál es su sitio.
 
Vuelvo a estar en paro, esta mañana mi jefa me ha dicho que no podemos trabajar juntas. Después de haberme hecho la vida imposible durante mi tiempo en Sony Pictures. Teniendo un contrato de prácticas y habiendo tenido que hacer una matrícula en un máster carísimo, solo por intentar tener un miserable trabajo, pero claro no podía decir que no me decían algun@s amig@s, vas a estar en Sony, me decían otr@s, es lo que hay me decían más. Finalmente decidí aceptar la precaria oferta. Me esforcé en ser una profesional sin tener contrato y a pesar de sufrir vejaciones por mi jefa cada día. No podía soportarlo, pero tenía que aguantar me decía todos los días, es lo que hay...
 
El día de la huelga general 14-N. me costó tomar la decisión de secundar la huelga, algun@s compañer@s murmuraban que los que teníamos un contrato de prácticas no teníamos derechos hacerla. Pero llegó el 14-N y no pude ir a trabajar (fui a única que hice huelga en toda la empresa). El 15- N todo parecía normal, mi jefa no estaba, asi que no paso nada. Ella volvió a su puesto de trabajo, y de nuevo hacerme la vida imposible, pero ahora era diferente, sus gritos eran cada vez más fuertes y todo el trabajo de cada día tirado por la borda.
 
Esta mañana me dice que lamentablemente no podemos trabajar juntas, pero que mi jornada laboral de hoy tenía que terminarla. Por supuesto dije que me iba en ese momento, le pregunté que si podía despedirme sin previo aviso y con una gran sonrisa me dijo que por supuesto que si, gracias a la reforma laboral. Hoy vuelvo a estar en paro, un poco asustada porque no sé como seguiré adelante económicamente. Una cosa he aprendido, jamás volveré a someterme de esta manera. Vuelvo a estar en paro, pero he recuperado mi dignidad. Vuelvo a estar en paro, pero no tengo miedo, soy más fuerte que nunca.

2 comentarios:

María Ramírez dijo...

Muchas gracias Victor por el apoyo. ;)

Ester dijo...

María, ¡mucho ánimo! Encima de la precariedad a la que nos vemos sometidas, no tenemos por qué estar aguantando ese tipo de vejaciones. No te merecían en ese puesto de trabajo y no nos merecen, en resumidas, en este país.

Es triste que por ejercer tu derecho a huelga te despidan y más triste aún que te traen de esa forma, pero lo importante es saber lo que quieres y tener tu dignidad, algo que es difícil de conseguir y que tú lo tienes!:)

Publicar un comentario