15 de noviembre de 2012

El mete-saca del PPSOE

En junio me presenté en un desahucio en Entrevías (Madrid sur). Allí coincidimos con un equipo de TVE1. Les preguntamos por qué no colaban más casos sobre lo que estaba ocurriendo cada día en toda España. Como era presumible, recibían consignas en contra, a pesar de que querían ir y de que partía de ellos la iniciativa de estar allí.
Curiosamente, me dicen ahora que aparezco en el Telediario, en ese desahucio, en planos recurso sobre la noticia de las reuniones del PPSOE para tratar del asunto. Está claro que no tienen muchas imágenes de archivo si tienen que recurrir a junio para mostrar el problema que ahora, de pronto, parece acuciante. Después de 350.000 desahucios, tres suicidios y una ley escandalosa en favor de las entidades financieras, ahora llegan ellos, el PPSOE, nuestros salvadores, y se intentan subir al carro de la sensibilidad social. ¡Ahora se han enterado de que, con su consentimiento, 350.000 familias están en la puta calle! Ahora comparece De Guindos para mostrar que tiene corazoncito y que si hay un millón de pisos vacíos en el país, no se puede estar desahuciando.
Ha costado mucho introducir un tema como este en la agenda pública; aunque lo peor es que el PPSOE está ya intentando expulsarlo cuanto antes. ¿Cómo? Simulando que le importa, creando una ilusión de solución, en el peor de los casos ganando tiempo, y en el mejor, arrinconándolo.
Si en marzo, el PPSOE creó un Código de Buenas Prácticas que dejaba en manos de los Banca la decisión de evitar el desahucio y que no sirvió para nada, ahora vuelven a la carga con la segunda parte: un Real Decreto que, según la Plataforma de Afectados por las Hipotecas, cubrirá a una ínfima parte de las víctimas de este terrorismo financiero, y que vuelve a coincidir con los deseos de la banca. ¿Qué perspectivas de solucionar el problema podemos esperar si no llaman a nadie de los que llevan denunciándolo hace años y maquinan escondidos en vez de someterlo a debate público?
Seguimos en la lucha, hay que desahuciar al PPSOE... se lo ganan a pulso con cada decisión.

2 comentarios:

VSB dijo...

Magnífico testimonio, para una reflexión para enmarcar la decisión gubernamental:

http://elpais.com/elpais/2012/11/15/opinion/1353008842_519258.html

Conclusión tras su lectura:

* Todo esto era evitable en el 2000 (¿quién gobernaba entonces?)

* No hay solución válida hasta tener datos fiables: de condiciones de hipotecas y de viviendas vacías.

En fin, que hasta que los gobiernos no paguen sus errores y tengamos transparencia de su gestión, no hay nada que hacer (excepto seguir resistiendo y proponiendo).

JLV dijo...

Muy recomendable el enlace que dejas, Víctor, porque muestra un argumento que se podría aplicar a otras áreas de nuestra democracia. Parecería que nos hemos acercado a la orilla de la democracia, nos hemos mojado los pies y después nos han obligado a mirar de nuevo el mar desde la distancia.

La clave está en reconocer derechos básicos como el de una vivienda digna. Se hace en la Constitución pero se contradice en la Ley de Enjuiciamiento Civil cuando se mantiene una norma que regía para los terratenientes del siglo XIX. Ahora sigue habiendo rentistas que especulan pero hay una buena parte de la gente que requería una vivienda habitual. El dato del País Vasco es esclarecedor, algo más de una quinta parte de todas las ejecuciones eran de vivienda habitual. Para esta gente moratoria YA y una ley nueva que garantice la vivienda digna, a pesar de que puedan haber sido arrastrados por el tsunami de la especulación.

En mi opinión, es más que claro que las deudas de esta gente tienen menos rango que su derecho a techo.

De todas formas, hay algo de lo que no se habla en el artículo. Una nueva ley debería tener carácter retroactivo e intentar paliar todo el dolor que ha producido a miles de familias la norma aún vigente. Aparte de devolver las viviendas, esa ley debería exigir responsabilidades a las entidades financieras por haber vivido por encima de NUESTRAS posibilidades y generar una burbuja en connivencia con promotores inmobiliarios y políticos silenciosos y corruptos.

Publicar un comentario