20 de enero de 2013

En la cima de los besos de nieve

Nevada en Valsaín. Lua me dicta lo leído ayer en Los peces no cierran los ojos de Erri de Luca.

* "Hay en el cuerpo nieve que no se derrite en ningún Ferragosto, permanece en el aliento como el mar dentro de una concha vacía. No maldigo esa nieve que me embutía los oídos.

* "Recuperé la cólera del niño en las lágrimas exprimidas por los gases lacrimógenos. Pero podía tragármelas, esas lágrimas, junto a los botes humeantes del gas que disparaban contra nosotros. Los rcogía ardiendo, con un guante, ylos lanzaba contra las tropas. Nos convertíamos en muchos, se reducía la importancia del uno mismo.

* "Conocí entonces el peso y la amplitud del pronombre nosotros. Era un experto, no excluía a los demás, consternaba a los poderes. Llevó a las cárceles las revueltas y los libros, que no existían allí. Son la más potente contradicción de los barrotes, los libros. Al prisionero tumbado en el catre le abrían de par en par el techo".

* "Ahora sé que una justicia nueva, atenta al caso singular y que inventa a medida la sentencia, arranca de la misericordia por el ofendido. Por eso consigue ser despiada. La misericordia es implacable y no se deja reprimir. Es, al principio, esencial en la formación de un carácter revolucionario".

* "Era tan hermosa de cerca, con los labios ligeramente abiertos. Me conmueven los de una mujer, desnudos cuando se aproximan para besar, de desvisten del todo, de las palabras hacia abajo.
"- Cierra esos benditos ojos de pez.
"- Es que no puedo. Si tú vieras lo que veo yo, no podrías cerrarlos.
"- ¿De dónde te salen tantos cumplidos, pequeño jovenzuelo?
"- ¿Qué cumplidos? Digo lo que veo.
"- Ahora ya está bien.
"Me pasó los dedos sobre los ojos y después, con esos mismos dedos bajó por los lados de la nariz, psando por la boca, hasta la barbilla. Y después posó su labios sobre la boca medio abierta por la maravilla...
"Los besos empujaban desde los talones clavados en la arena. Se encaramaban por las vértebras hasta los huesos del cráneo, hasta los dientes. Todavía hoy sé que son la más alta meta alcanzada por los cuerpos, desde ahí arriba, desde la cima de los besos, puede uno descender después a los gestos convulsos del amor".


0 comentarios:

Publicar un comentario