2 de febrero de 2013

Invitación a los periodistas a aliarse con los 'tecnociudadanos'

Tras pasar por Valladolid, llegan reacciones. Valen para contrastar como un medio convencional - Norte de Castilla - y un tecnocidano en su blog, recogen el mismo discurso que les interpela a ambos. Gracias por la acogida.

Del Blog "Mil Momentos de Comunicación" de Ana Cordobes:

“Pedir a un gobierno que sea transparente es como pedirle a un amor que te cuide”

Esta reflexión que tanto condensa en tan poco es una de tantas frases contundentes que han salido en la ponencia de Víctor Sampedro en su visita a la Universidad de Valladolid el día 31 de enero con motivo de la inauguración de los Seminarios SIDIC. Víctor Sampedro es Catedrático de Opinión Pública y Comunicación Política de la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid y está inmerso en muchísimos proyectos entre los que destaca su colaboración dentro del Medialab-Prado.

En su ponencia, además de tratar temas relacionados con nuevos métodos de investigación, ha hablado sobre la importancia del periodismo de datos, las nuevas fuentes del periodismo gracias a Internet y los fenómenos que van poco a poco construyendo y manteniendo un bien común, como Wikileaks y ha dejado frases tan interesantes como “la innovación en todos los campos o es social, o no es innovación”. Y es que durante toda su ponencia ha habido algo que ha querido dejar claro: en la actualidad, con millones de personas conectadas e interactuando, de nada sirve el concepto de la individualidad, sino que lo que impera es la colectividad, el conocimiento y el trabajo mutuo; en resumen: lo colectivo, lo horizontalcolaborativo y, aún más importante,  plantear los avances fuera de la escala de valor y de esta manera generar bien común.

La colaboración y el conocimiento colectivo han sido los conceptos clave de su exposición, en la que ha quedado claro que el fenómeno de las exclusivas, de lo inmediato, va perdiendo valor para dejar paso a “una cooperación y colaboración entre las empresas periodísticas que den mayores beneficios”; juntas producen más y, aún más importante, mejor. En este sentido toma importancia el uso de código abierto en las investigaciones y en el software, de manera que todo el conocimiento pueda fluir, ser complementado…

En este sentido, Sampedro ha admitido que lo que no se va  a intentar es que lleguemos a ser “tecnocidanos” o “tecnociudadanos” que significa que “sabemos actualmente más que algunos supuestos expertos de algunas áreas o con acceso a determinadas tecnologías” y colaborar en tareas de alcance nacional. Para ejemplificar, ha recurrido al caso de Fukushima y las mediciones alternativas de una serie de “tecnocidanos” que poseían unos contadores géiser y que “desmentía lo que el gobierno y empresas relacionadas decían” hasta el punto de que nadie accedía a las webs gubernamentales para conocer los datos. Otro de los ejemplos es el caso del soldado Manning, vinculado con la emisión de documentos de Wikileaks. La existencia de tecnocidanos no interesa a los Estados porque “no les interesa que haya gente con un conocimiento superior a sus mandatarios”.
La esencia del conocimiento colectivo se ha visto en un simple ejemplo planteado: la primera enciclopedia fue realizada por doce hombres y olvidando si se trataba de los mejor preparados para materializarla; mientras, Wikipedia, el conocimiento compartido, está realizado por millones de personas que complementan la formación del anterior, son personas de toda condición y cuyo conocimiento se evalúa desde un punto de vista meritocrático.

Volviendo al campo periodístico ha aclarado que en la actualidad ya se da (y en un futuro se acrecentará) un “nuevo periodismo”, desarrollado por medios o uniones de periodistas mucho más humildes, en palabras de Sampedro “en la actualidad parece que la anchoa se está comiendo al gran tiburón periodístico” y ha planteado el caso de  Cafeambllet, quienes, con medios humildes, han desarrollado una investigación profunda sobre casos de corrupción en Cataluña. Y en este punto ha dejado claro que las audiencias es lo que reclaman, investigación profunda, ya que “el público se ha volcado con ellos, han financiado su trabajo en tan solo un día para que publiquen un libro del caso“.

Así, Sampedro ha remarcado la importancia de una sociedad en Red y unos trabajos periodísticos de calidad. Ha remarcado el periodismo de datos como un referente de futuro no sin olvidar el intento de los gobiernos por ponerle ciertas barreras a Internet. En este aspecto opina que “la transparencia total es imposible, ya que es imposible mantener una organización sin determinadas reservas de información que son las que permiten calcular las estrategias” y en este sentido se apoya por “una Red que siga siendo abierta y neutral”. Aunque en este punto también ha matizado que “pedirle transparencia a un gobierno es como pedirle a un amor que te cuide”, algo lógico y cuyas existencias van relacionadas.

Las aportaciones de este tipo de aperturas de datos crea un cambio en el periodismo ya que en este momento “el conocimiento o es de todos o no es de nadie, que es la base de la democracia”, además de que “una colaboración entre empresas periodísticas puede dar mucho más que lo individual y desaparece el concepto de exclusiva periodística”, así se vio entre los cinco medios elegidos para publicar contenidos de Wikileaks y que “lo más importante no se hace por dinero, así se ve en el caso Assange”. Con estos puntos, Sampedro ha concluido que existirá un nuevo tipo de periodismo de investigación que “se va a nutrir de la colaboración” y con esto los periodistas deberán unirse con los tecnocidanos para prosperar.

Si os habéis quedado con ganas de más, de complementar, aquí tenéis su exposición íntegra. (Gracias a @illamosas por su curro enorme). Creo que toca varios temas y que da muchas claves, pero esto es un espacio de diálogo, así que, expongan…


Fórmulas colaborativas, con las nuevas tecnologías como oportunidad y nunca como amenaza. Son los términos sobre los que Víctor Sampedro (Viveiro, Lugo, 1966), catedrático de Opinión Pública de la Universidad Juan Carlos I de Madrid, asienta su discurso acerca del papel del periodismo en la era digital dentro del contexto de crisis sistémica mundial

Sampedro impartió ayer la conferencia inaugural del ciclo de seminarios sobre Innovación e Investigación en Comunicación organizado por el Área de Periodismo de la Universidad de Valladolid. Para el profesor e investigador gallego la clave del nuevo periodismo será la colaboración: «A partir de ahora el periodismo será mancomunado o no lo será», sostuvo. ¿Con quién han de aliarse los periodistas? Con los 'tecnociudadanos', «una ciudadanía digital emergente con capacidad para autorrepresentarse en la esfera pública pero que siempre va a necesitar la mediación profesional».

Ciudadanos y periodistas tienen a su alcance las herramientas tecnológicas para ejercer el contrapoder. Cuando ocurrió la catástrofe de Fukusima, fue un grupo de 'tecnociudadanos' quienes alertaron al mundo de que los niveles de radiación en las inmediaciones de la central no eran los que las autoridades decían que eran, contó ayer Sampedro a los estudiantes de periodismo.

«El periodismo de investigación, o se apoya en las redes y en la ciudadanía que libere datos y bancos de datos incontestables o no va a tener demasiado futuro, el caso de Wikileaks lo demuestra». Para Víctor Sampedro, Julian Assange fue un modelo a seguir porque ejerció un periodismo que no dependía de que el Bárcenas de turno suelte uno u otro documento sino de un conglomerado de medios y profesionales (el profesor invita a desterrar la competencia por la exclusiva) y de una ciudadanía más capacitada en cuanto «a criterios éticos que sus superiores»

El periodismo como servicio público ha de hacer uso del espacio de código abierto que debe seguir siendo Internet. Y abierto significa, explicó, que siempre «se pueda saber si el proceso comunicativo es verdadero o falso». Esa esencia abierta con que surgió la red corre peligro de institucionalización: «Las burocracias estatales y corporativas son muy capaces de controlar el flujo de información», advirtió Sampedro.

Está servida la batalla entre quienes buscan la perpetuación de los poderes tradicionales y aquellos que ven en el código abierto una oportunidad para que «la humanidad dialogue, construya órdenes de gobernanza ajustadas a las necesidades de las poblaciones y no de las instituciones»

Aparte de lo dicho, lo más gratificante es que los alumnos de Eva,  grabaron la intervención. http://www5.uva.es/sidic/

0 comentarios:

Publicar un comentario