18 de febrero de 2013

Un canto a la democracia


Kay, alumno de Grado, revive la ilusión que la generación anterior sintió ante la Revolución de los claveles. Sus hijos o sobrinos renuevan ahora aquella inspiración: "O povo é quem mais ordena"...

Este 15 de febrero, en el Parlamento de Portugal, ha vuelto a resonar el poder de los ciudadanos. El Primer Ministro conservador, Pedro Passos Coelho, ha tenido que guardar silencio cuando un grupo de personas le ha interrumpido cantando `Grândola, Vila Morena´, el himno de la Revolución de los Claveles (Revolução dos Cravos) que el 25 de abril de 1974 derrocó a la dictadura salazarista.


Eran ciudadanos de `Que se lixe a Troika´ (Que se joda la Troika), cantándole al poder político para que no olvide que “el pueblo es el que más manda”, y no el FMI, el Banco Mundial, el BCE o los organismos financieros internacionales: la democracia es el poder de elección del pueblo, como recordaba un Saramago que también tenía cariño a esta canción.

Es la misma canción que atronó las calles de Lisboa y las principales ciudades del país el
15 de septiembre de 2012, cuando 500.000 lusos tomaron las calles y rodearon el Congreso en la jornada de manifestación más multitudinaria de su historia moderna.

¿Por qué esa canción? Porque hoy tocaba, hoy también toca. Se vive la misma vibración de que es necesario un cambio para que la libertad deje de ser un recuerdo.

Hace casi 39 años, esa canción sonó en Radio Renascença a las 00.20: era la señal que eligió el Movimiento de las Fuerzas Armadas para deponer al dictador y proteger a la población de sus designios. Fue el símbolo de una revolución, del fin de la tiranía y la llegada de una añorada libertad (ahora disipada entre humos de crisis, recortes y sacrificios, que nos quiere hacer olvidar que hubo un tiempo mejor, un momento en que sí se podían cambiar las cosas).

Mientras haya memoria, habrá esperanza. Y hoy hace más falta que nunca...

"Grândola, vila morena
Terra da fraternidade
O povo é quem mais ordena
Dentro de ti, ó cidade"


Desde otra cámara:


Si los portugueses lo hacen, nosotros también podemos. Pide tu ingreso como invitado de las Cortes. 
 
Y aquí también tenemos motivos, memoria y canciones para hacer un canto a la libertad.

3 comentarios:

Kay Levin Ohlenschläger dijo...

Un ejemplo más cercano de actuación en los Parlamentos se pudo observar en Galicia, donde la presidencia conservadora de la Cámara expulsó al diputado de AGE, David Fernández, por ironizar sobre la corrupción del PP y Bárcenas, el pasado día 12. Ante esa medida, los miembros de Alternativa Galega de Esquerda se retiraron en solidaridad con su compañero censurado.
http://www.eldiario.es/galicia/AGE-abandona-Parlamento-expulsado-diputados_0_100440745.html

Y donde la nueva norma del PP sobre protestas se usó para expulsar a los miembros de la Plataforma de las Artes Escénicas, que habían sido invitados por el BNG para oír la explicaciones del Consejero de Cultura, Jesús Vázquez, sobre los recortes.
http://www.elmundo.es/elmundo/2013/02/13/espana/1360785836.html

Kay Levin Ohlenschläger dijo...

El caso a nivel nacional se produjo el pasado martes 12 de febrero, cuando los miembros de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca fueron desalojados al grito de "¡Expúlsenlos, coño!" por el Presidente popular del Congreso cuando celebraban al grito de "Sí se puede" la tramitación de la ILP contra los desahucios. http://www.youtube.com/watch?v=H4wKI-LfXtU

Kay Levin Ohlenschläger dijo...

En la calle, los ejemplos son más numerosos en ambos países:
tanto en Portugal, desde la gran manifestación del 15-S
http://www.youtube.com/watch?v=ZBwafFclP5E
hasta el rodeo al Palacio de Belém (del presidente) el 21-S
http://www.youtube.com/watch?v=tM4r1USrswQ

Como en España, en diversas manifestaciones ciudadanas en Sol
http://www.youtube.com/watch?v=J6RTbUz4KEY
y delante del Congreso
http://www.youtube.com/watch?v=N4S7Rs2KF1I

Y seguro que aún queda mucho por cantar

Publicar un comentario