22 de abril de 2013

Josetxo: la vida y la furia necesarias.

Josetxo Ezponda murió solo en su casa de Burlada la semana pasada.

Quienes nunca reconocieron su talento, entonan cantos fúnebres, tan laudatorios como falsos. Se nota que en la vida le escucharon. Volverán a la carga cuando saquen las reediciones que Josetxo desechó hacer en sus últimos años.

Para algunos de nosotros representaba a un Lou Reed de un Berlín imaginario que soñábamos habitar en aquella Pamplona de los 90. Un cadáver exquisito en toda regla: abierta la ciudad y abiertos nosotros en canal, desollados por el Opus Dei o la kale borroka.

Hacía falta mucho valor y talento (los de Josetxo) para responder a tanta ignorancia y podredumbre con aquella rabia, tan llena de inteligencia.

Una frase. Escuchada por azar en un bar y dirigida a quienes le estaban pagando las copas: "Para venir aquí, me dejo medio cerebro en casa". Mordía la mano que le daba de beber. Nunca participó de un besamanos.

La última vez que le vi estaba en la biblioteca municipal, chupando una wifi de lo más cutre y con un portátil que tenía toda la pinta de prestado: apuntaba en un cuaderno de espiral notas sin cesar.

A Josetxo le faltaba hace tiempo dinero para arreglarse la boca. Eso le recluía aún más en su casa. Aunque llevaba ropa de rebajas, aquella mañana en la biblioteca, era puro glam: el dandy acosado por la ordinariedad.

Una imagen del último concierto en el Viana, ya hace mil años lo resume todo: Josetxo nos dio la espalda, a todos y a todo, al público y a la banda. Y le cantó solo a su imagen reflejada en un espejo minúsculo... que no otra cosa ocultan las manos que amenazan su rostro en la foto de arriba.

El sueño de Narciso en el que se sumió Josetxo en sus últimos años remite a otro dandy maldito, homenajeado en el Día de las Letras Galegas del año pasado, Lois Pereiro.

Copio de su poemario, un salivazo firmado en 1995.

Poderiano escoller como epitafio.
Cuspídeme enriba cando pasedes
por diante do lugar no que eu repouse
enviándome unha húmida mensaxe
de vida e de furia necesaria.

(Por si hiciese falta)

Podría escogerlo como epitafio.
Escupidme encima al pasar
por delante del lugar donde repose
enviándome un húmedo mensaje
de vida y de furia necesaria.







Aquí la música que le/nos gusta.

1 comentarios:

Luis dijo...

Grupo de fanaticos acerrimos de Josetxo en FB:
https://www.facebook.com/groups/47579107759/

Publicar un comentario