4 de junio de 2013

Punto y Seguido: el escrache antifascista de los mil Manning, Colau y Garzón

Primero permítanme un cuento real, una fábula de un dentista gallego que me es familia. No en vano ni sólo por las facturas, A. Reixa cantaba (en sus buenos tiempos): "vosotros dentistas sois los terroristas". A mi primo P. (me mataría si doy su nombre), en plena crisis de madurez (van entendiendo el porqué del anonimato), le dio por la caza mayor del cacique (como a otros les da por los deportes de riesgo). P. es dentista en Lugo y se propuso colgar en el despacho de su consulta, al lado de los diplomas y certificados, la cabeza disecada del cacique de nuestro pueblo. Una metáfora, claro está.

La pieza  que P. quería cobrarse era una portada de La Voz de Galicia o Interviú que dijese: "El alcalde de V. encarcelado por prevaricación y cohecho". Sin pegar un solo tiro. Dejándole la disección y la taxidermia del cadáver a los periodistas.

Invitó a sus clientes a la confidencia. Convirtió el sillón de dentista en confesionario. Su consulta se transformó en mentidero de escándalos verdaderos y filtraciones. La propuesta, ni más ni menos, consistía en algo que debiéramos plantearnos todos: convertir nuestras profesiones en palanca de transparencia. Liberar los datos ignentes que manejamos. Practicar la transparencia en lugar de reclamarla.

En su caso, P. quería transformar las limpiezas de boca de sus pacientes en purgas anticorrupción de nuestro municipio. Mi primo fue un Assange adelantado a su época. Sus clientes, soldados Manning dispuestos a jugársela por sus conciudadanos. Porque esa y no otra (recordémoslo ahora que comienza el juicio a Manning), es la propuesta de fondo Wikileaks. Por las bocas de todos nosotros, depurados por los secretos que podemos filtrar, morirán los tiburones y las alimañas que nos desgobiernan.

Sobra decir que nuestro ex-alcalde se lo llevó crudo. Pero P. contribuyó mucho a colgarle la "ex-" pues perdió las elecciones siguientes. Y eso le permitió a mi primo disfrutar de una segunda juventud. Se lo pasó en grande haciendo agit-prop en el periódico local, publicando las denuncias y los papeles con los que le obsequiaban sus pacientes, en lugar de aceptarles el marisco. De paso, bajó su ácido úrico.

Mi primo P. y Assange se dieron la mano sin conocerse. Sus émulos de ahora se abrazan con Ada Colau y demás amantes del scrache, inventado por los argentinos que denunciaban la ley de punto final y lograron convertirla en ley de putos finales para genocidas como Videla.

España remezcla todas estas iniciativas en un nuevo artefacto de transparencia flipante. Hackers y desobedientes de la hipotecas y de las historias oficiales se unen como promotores de la iniciativa Punto y Seguido. Nos convocan a tod*s: contra toda ley de Punto final.

Suya sea la palabra y que las nuestras les den fuerza:

Punto Seguido es una iniciativa que a través de la colaboración ciudadana y de forma anónima, recopila información de cualquier tipo sobre represores, torturadores y criminales contra los Derechos Humanos. El objetivo es localizar a estas personas, con nombres y apellidos, para facilitar su enjuiciamiento por tribunales internacionales en acciones como la conocida Querella argentina contra los crímenes del franquismo o la Querella por los bombardeos italianos de Barcelona durante la Guerra Civil, o poder señalar y avergonzar públicamente a esas personas, mientras los procesos judiciales no prosperan

Aunque la iniciativa nace en España y con la mirada en Latinoamérica, tiene vocación internacional, ya que desafortunadamente, los crímenes contra los derechos de las personas se han repetido y repiten en todo el mundo. Se trata de repetir y compartir también las luchas. Por eso esperamos que nuestra iniciativa inspire a otras similares en otros países de habla no hispana.

Compartimos información contra la impunidad, para que esa historia no se repita.
Sirva esta herramienta de archivo y documentación de esa historia.

Hace un año nos preguntábamos qué saldría del maridaje de Assange (la lucha por la Transparencia Global) con el (ex)juez Garzón (y su combate por la Justicia Universal). Bueno, aquí está su primer engendro. Hackeando la Ley de Memoria Histórica con un crowdsourcing multitudinario, un escrache antifascitas a ambos lados del Atlántico. Empiecen a escribir la historia que nos arrebataron. Hagan de la derrota la victoria. Cuelguen su fascista del muro de la vergüenza. Empiecen por AQUÍ.

La ilustración es del gran Eneko.

P.S. Antes de que acabe la semana prometo post sobre el calvario de 12 meses de juicio que han iniciado conntra Manning.

4 comentarios:

Susana Souto Martín dijo...

Brillante, como siempre.

VSB dijo...

Gracias, Susana, todo un placer reconocernos por esta vía.

Anónimo dijo...



Es lo más bonito que hemos leído hasta hora sobre Punto y Seguido.

Como ya nos constaba, eres de lo más honesto y comprometido.

Gracias por todo, Víctor.

Fdo: "Los hackers y desobedientes de las hipotecas y de las historias oficiales"

VSB dijo...

Solo por este post merecen la pena los tres años de este blog: gracias, mil gracias. Lo de "honesto y comprometido" para gentes como tú, que siempre firmáis "Anónimo".

Lo publicaron en Praza, en galego:
http://praza.com/opinion/1130/punto-e-seguido-un-escrache-dixital-antifascista/

Ahí dejaste el mismo comentario, anónimo. De nuevo, gracias.

Publicar un comentario