11 de septiembre de 2013

Madrid 2020 era mentira

Análisis de Madrilonia (portal vinculado al 15M)
Y crónica de "un espía en el Congreso" (blog de un cronista parlamentario emboscado en syu blog).

MADRILONIA

Madrid 2020 se ha revelado finalmente como lo que era desde el principio: una mentira. Un espejismo cargado de una deuda heredada del gobierno Gallardón en un país en ruina. El caramelo con el que el Partido Popular y los grandes medios de comunicación habían construido su relato de la ciudad-marca. Un relato que hoy aparece por fin inútil e incapaz de convencer a nadie, pese al demagógico esfuerzo que han puesto en ello la aristocracia deportiva y periodística de este país. Durante años hemos visto a los Gasol, las Olgas Viza o los Franzino acompañar fielmente a los gobiernos populares de las diferentes administraciones madrileñas y hacer campaña de forma permanentemente demagógica para lograr un fin olímpico que era antes que nada, el suyo propio y el de sus empresas. Con esta derrota también se ven arrastrados en su caída parte de una generación deportiva y periodística que forma parte medular del régimen de expolio y falta de democracia que nos ha llevado a esta situación.
Las Olimpiadas no habrían traído a la ciudad de Madrid mas que miseria a medio plazo, la misma misería que vamos arrastrando de otros experimentos para hacer nuestra ciudad competitiva en el mercado global de las ciudades-marca, como el enterramiento de la M-30, la Operación Real Madrid con sus rascacielos, el traslado del Ayuntamiento a la Casa de Correos o el todavía en marcha Eurovegas. Colosales inversiones de dinero público a favor del capital privado y prácticas esculativas que producen deuda y más deuda. Deuda que se paga posteriormente con derechos básicos como la educación, la salud, etc. El modelo que nos ha llevado hasta la crisis actual y que el gobierno intentaba reeditar llamándolo crecimiento económico.  SIGUE AQUÍ.

Y ahora: "Rafa Nadal avergüenza a los políticos que regresan de Argentina en avión privado tras el ridículo olímpico

 El tenista Rafa Nadal se ha negado a utilizar un avión privado que le ponía la federación española de tenis para disputar la Copa Davis: “Tal y como está el país no creo que sea el momento de hacerle pagar un viaje al Estado”. Sin embargo, numerosos políticos regresaron a España desde Argentina en el “jet” de Florentino Pérez y en el avión de Mariano Rajoy, incluida Ana Botella, que dejó tirada a la delegación española que venía en el más incómodo vuelo regular, también pagado con dinero público. Y es que en Buenos Aires, independientemente del ridículo final, se vivió una larga “fiesta” con cargo al contribuyente español: estancias en hoteles de cinco estrellas, opíparas comidas en el Hotel Hilton y ministros, asesores, alcaldes y hasta concejales que se apuntaron a la fiesta autoinvitándose, entre ellos incluso varios políticos de pueblos de Madrid. La conexión de televisión falló, Ana Botella hizo sonrojar a millones de españoles con su inglés chapucero, una pregunta sobre la destrucción de pruebas (bolsas de sangre) por orden de la jueza Julia Patricia Santamaría que investigaba el dopaje (y no fue sancionada por el CGPJ) aireó la situación de la justicia en España, la delegación española no prestó atención a los discursos… Si a ello sumamos la masiva corrupción política, la ruina económica, el paro descomunal, la falsificación de encuestas y datos que habitualmente practican nuestras élites, el despilfarro en el gasto público frente a la extrema crueldad extractiva hacia los ciudadanos, era previsible que la pregonada y anunciada victoria de Madrid como sede de los Juegos Olímpicos fuera tan solo la última mentira que la clase política y mediática española quiso hacer tragar a los ciudadanos. Y como era de esperar, cuando se consumó la derrota, al menos dos aviones privados recogieron a políticos y empresarios en su regreso a Madrid, mientras la delegación olímpica española se quedaba tirada en Buenos Aires para volver en vuelo regular.
NO OS PERDÁIS EL RESTO.

 

0 comentarios:

Publicar un comentario