29 de marzo de 2014

Innovación instituyente



España es un país que no sabe valorar o capitalizar su capacidad de innovación. La razón principal, es que es innovar en realidad no sirve para nada al ser un sistema donde los beneficios están repartidos entre unos pocos de antemano.

Repensar la innovación debería partir por tanto de esta premisa inicial: No puede haber labortorios o proyectos sociales sin capacidad instituyente. Si con nuestros actos no decidimos nada, la única opción lógicamente es la del exilio o la desilusión

D.

0 comentarios:

Publicar un comentario