1 de abril de 2014

El 13M en Diagonal

Transcribo un mail intercambiado con Marta G.Franco. Una entrevista digital, que luego apareció en Diagonal. Lo poco que pude introducir allí, me llevó a plantearme hacer una batallita sobre el "periodismo inmundo", que rematará este jueves.
La foto es de Dani Gago, del art. en Diago.



- Sostienes que las movilizaciones de aquellos días las protagonizaron la izquierda social, y no el PSOE, ¿en qué evidencias te basas para afirmarlo?
 
Rubalcaba no cuestionó la tesis gubernamental de la autoría etarra hasta que se produjeron las concentraciones frente a las sedes del PP. Sus palabras tampoco eran de aliento a las multitudes, sino de ataque al Gobierno del PP y de promesa electoral de "contar toda la verdad". El PP argumentó la presencia de cargos del PSOE en dichas concentraciones, pero también la hubo de otras fuerzas políticas y sindicales. La inmensa mayoría de los desobedientes civiles, sin embargo, provenía la ciudadanía que se había venido movilizando desde la LOU, el Prestige y el No a la Gerra. El capítulo 4 de nuestro libro recoge un grupo de discusión de activistas del tejido social madrileño que detallan toda la secuencia de la convocatoria ante la calle Génova. Revelan sus redes de confianza, fraguadas en movilizaciones previas con TIC, frente a un ambiente político-mediático del que cada día recelaban más. Revelan cómo sopesaron la legitimidad de la convocatoria ante las sedes del PP y su conveniencia. Esa es la evidencia, que aportamos hace 10 años y no ha sido desmentida por nadie.

Mantenemos anónimos los nombres, como exige la metodología, pero algunas de esas voces ahora forman parte fundamental del debate político y de los movimientos sociales en este país. Frente a ellos, el PSOE (antes y después de las elecciones) cumplió con la máxima de la Transición: no juzgar a la derecha gobernante. Se aseguraron así silencios recíprocos, que ambos entendían beneficioso en términos electorales. Lo cuenta el jefe de los Tedax en su libro de hace unas semanas: Aznar le dijo que se guardase las pruebas de los explosivos que descartaban a ETA desde el primer momento y Zapatero también. A uno le interesaba la confusión sobre ETA, y al otro "la crispación" por la deriva extremista del PP.

De todos modos, imaginar que el PSOE pudiera haber convocado a una estrategia del desobediencia civil en la jornada de reflexión es un despropósito. Ignora cómo funciona su aparato (basado, precisamente, en la desmovilización de simpatizantes y militantes críticos) y la consecuente insignificancia de sus recursos para movilizar a nadie... Tanto el PSOE como IU apoyaron sin fisuras la convocatoria oficial de la manifestación del 12, con la Corona a la cabeza. La convocatoria de las concentraciones desobedientes para el día 13 ante las sedes del PP, sale precisamente de esa constatación. Los activistas que reunimos afirman que constataron que nadie en el arco parlamentario estaba asegurando la única garantía de validez democrática de unas elecciones: que alguien denunciase la mentira oficial en público, antes de votar. El PSOE lo hizo una vez que la ciudadanía desobedeció la ley y con la boca pequeña. Abriéndola cuando ya no quedaba más remedio y volviéndola a cerrar inmediatamente una vez que cosechó los votos necesarios para gobernar.



- Ciertas interpretaciones aseguran que fue el grupo Prisa quien manejó los tiempos con la publicación de informaciones que desvinculaban a ETA. ¿En qué medida fue esto lo que marcó las movilizaciones? ¿Qué papel jugaron los medios de contrainformación?
 
Que un programa de fútbol de la SER diese la noticia de las concentraciones del día 13 no quiere decir que la convocase. Precisamente todo lo contrario: daba cuenta de que ya se estaban produciendo sin que ellos lo hubiesen anunciado previamente. Y sí, algunos locutores a título personal animaban a la audiencia a acudir. Insisto, nada comparado con la convocatoria unánime de la manifestación oficial del día 12, anunciada por Prisa y el resto de los medios convencionales, a sabiendas de que era una tapadera con los eslóganes de campaña del PP. Y un riesgo indudable para los más de diez millones de manifestantes que salieron a la calles a repudiar un asesinato en masa que bien podría haberse repetido.

El mismo oficialismo a ultranza puede argumentarse sobre la otra imputación a la SER. Se dice que cuestionó la autoría etarra desde la misma mañana del 11, alegando el hallazgo de un terrorista suicida. Fue algo que nunca se corroboró, la propia emisora lo desmintió inmediatamente... Y, una vez más, Prisa y Ser dieron altavoz a los cargos del PP que sin una sola prueba argumentaban la autoría etarra o, al final, la necesidad de mantenerla como posibilidad... Incluso en la madrugada de la jornada electoral y con un video reivindicando la autoría yihadista.

La SER hizo de emisora díscola en el seno de Prisa, pero siempre con la mordaza institucional de no desmentir de plano la versión oficial. Ellos, en todo el grupo multimedia, nunca publicaron cubriendo toda la primera página: "11M: Fue Al Qaeda". El único que lo hizo fue 20Minutos, y encima en un festivo que no tenía que salir, el mismo 14 de marzo. El País, en cambio, había titulado el 11M: "Masacre de ETA en Madrid", a instancias de una llamada de Aznar. Semejante acto de sumisión y servilismo no fue explicado hasta dos semanas más tarde y revelaba fehacientemente el oficialismo y la falta de profesionalidad de El País y, por extensión del Prisa. Argumentaba Ceberio, el exdirector, que quién iba a desconfiar de la mentira de un presidente de Gobierno en un hecho de esa trascendencia y dimensiones... Pues, eso cualquiera que pretenda ser reconocido como periodista.

Los medios de contrainformación también aparecen analizados en nuestro libro. El capítulo 7 analiza la contra-información de Nodo50, Indymedia en Barcelona y en Madrid, y La Haine. Su papel fue muy diferente, a la hora de recoger el debate del tejido social. Todos transitaron del desconcierto sobre la autoría de la masacre hasta la movilización. Jugaron un papel muy diferente cada uno de ellos. Variaron en los argumentos esgrimidos, las pruebas aportadas, la conexión de estos debates con las asambleas presenciales que tuvieron lugar en Madrid y la consolidación de la estrategia de desobediencia civil. La contrainformación fue clave para que hubiese réplicas del 13M por toda la geografía española. Sin ellos tampoco se habrían formado los grupos iniciales de desobedientes que aportaron experiencia previa y redes propias.



- Resulta evidente establecer algunos paralelismos entre esas jornadas y las que sucedieron entre el 16 y el 22 de mayo de 2011, en cuanto a que la ciudadanía utilizó las redes para desmentir discursos oficiales y convocar acciones de desobediencia civil masiva. ¿Qué diferencias encuentras? ¿Cómo ha evolucionado "la multitud inteligente" en estos años?
 
El 13M fue el antecedente del 15M, como ya hemos escrito y publicado, por activa y por pasiva. La diferencia es haber pasado de la reacción (ante una mentira y un posible fraude electoral) a la ofensiva desobediente. Se intenta ahora desarrrollar más allá de sus límites una democracia representativa, que se entiende secuestrada por la clase política nacional y la casta financiera. La diferencia está en la autocomunicación de masas ligada a una crisis del sistema político-representativo: en 2004 se constata que somos incapaces de desalojar la mentira más nauseabunda. Y diez años después el 15-M se muestra capaz de interpelar a políticos y periodistas, para refundar dicho sistema político-comunicativo. Y el movimiento empieza a contar con medios periodísticos, propios y afines, capaces de promover ese cambio. El Diagonal de 2004 no es el de 2014, un autoanálisis os llevaría a veros como parte de un 4º poder en red en el que el periodismo convencional es a veces un compañero de viaje; el público movilizado en red, el principal activo; el medio Diagonal un nodo - no el centro - de un contrapoder que se expresa en red. Se nutre de las bases sociales, que se incorporan al proceso informativo al tiempo que despliegan la movilización; y crece en la medida que el poderío tecnopolítico se extiende a nuevos actores.



- Por último, quería preguntarte si recuerdas alguna imagen nítida sobre cómo se propagó información aquellos días (por ejemplo, una mía: ir andando por la calle Hortaleza, cuando la manifestación se movió desde Génova a Sol, y ver a una persona que iba empapelando las paredes con la noticia sobre Al Qaeda impresa de un digital norteamericano). ¿Alguna otra así?
 
Recuerdo aquellas 72 horas, desde los atentados a la votación, sesgadas por las imágenes que recogimos en los dos DVD que acompañan el libro. Tengo fijado el rostro de un chico punk reunido en Génova, sosteniendo un cartel manuscrito con dos palabras "Vergüenza y rabia". Resumía los ingredientes que luego cocinarían la indignación quincemayista. Y recuerdo las multitudes desobedientes que inundaron la madrugada en Madrid del 13 al 14, hasta desembocar en la estación de Atocha, llenando el Paseo del Prado y todos los carriles de la calle Atocha. O imágenes, como las que pillamos de las cámaras municipales, que muestran como se formó la concentración en Génova en apenas unos minutos. Recuerdo gentes abrazándose en la noche, recordando a sus muertos, pidiendo juntas un castigo político. Imágenes que ninguna televisión ha querido emitir diez años después.

BUENO, Marta. Ya me he pegado el currazo. Supongo que excede lo que necesitas. Es igual.

Me ha sorprendido tu énfasis en destinar dos preguntas a desmentir lo evidente: que ni el PSOE y Prisa lideraron las movilizaciones. También llevamos diez años, pidiéndoles a los periodistas que no califiquen de "espontáneas" esas movilizaciones. Nada hay espontáneo en el orden social, al menos desde que intentamos hacer ciencias sociales.

Creo que aún está por abordar el por qué de la incapacidad de los líderes y discursos más difundidos del 15M para reinvindicarse como herencia/continuación del 13M... Pesan razones personalistas y el deseo de encubrir errores de interpretación bastante graves en el 2004. Pero son chascarrillos de la izquierda/movimentismo madrileños, por eso lo he obviado.

Si le he dedicado tanto tiempo a este mail es porque creo que si no nos pensamos mejor lo que ocurrió hace diez años y dejamos que este aniversario pase como está pasando... Entonces, es que no tenemos perdón. No hay derecho a montar la que se montó con Évole y el 23F y que nadie haya recogido que la entrevista a Pedro Jota era mucho más lacerante...

Y, así nos va, empezamos a debatir sobre el 11M desmontando sus conspiraciones: lo de Prisa y el PSOE es de Libertad Digital, El Mundo y La Razón... de nadie más. Y, encima,  a los dos primeros les viene al pelo, para diferenciarse del resto.

Podíamos empezar preguntándonos por las pruebas que existen para mantener esas versiones, y descartarlas inmediatamente. Y, sobre todo, concederle el valor que tienen las muchas pruebas que nosotros y otras muchas ya aportamos hace 9 años.

0 comentarios:

Publicar un comentario