25 de noviembre de 2014

Nos gustan las cosas nuevas

David Álvarez García
Miembro de la comunidad del máster en Comunicación, Cultura y Ciudadanía Digitales

El 20 de noviembre de 2011 el Partido Popular ganó las elecciones generales. El mismo año que el 15M floreció en las plazas españolas. Ivar Muñoz-Rojas (guionista) y servidor nos fuimos con una cámara a charlar con la gente reunida a las puertas de la sede del PP.

Teníamos en la cabeza hacer algo parecido a Heavy Metal Parking Lot, un documental ‘low cost’ con un montón de enloquecidos fans de Judas Priest hablando de su grupo preferido en el desolador parking de un concierto. Pero lo que nos encontramos en la calle Génova fue bastante más “heavy”.


Muchas de las personas con las que hablamos estaban realmente emocionadas, pensaban que Mariano Rajoy iba a arreglar la situación del país. Creyeron sus promesas de que no subiría impuestos, no bajaría las pensiones ni recortaría en educación y sanidad, cumpliría el objetivo de déficit, bajaría el paro, y un largo etcétera cuya deriva ya conocemos todos.

Resulta extraño verlo ahora, pero hace tres años no sabíamos:

- qué eran las tarjetas black;

- qué eran los sobres de Bárcenas;


- que alguien podía tener un Jaguar aparcado en el garaje y no saberlo;

- que cada vez más catalanes exigirían su derecho a decidir;

- nada sobre los negocios de Urdangarin con Jaume Matas;

- nada sobre los negocios de Urdangarin con Rita Barberá;

- nada sobre los negocios de Urdangarin con Francisco Camps;

- que el gobierno sacrificaría un perro clave en la investigación de una enfermedad incurable;

- que Miguel Blesa urdió una estafa a gran escala con las preferentes;

- la trama de corrupción en Parla, Valdemoro y demás ayuntamientos implicados en la Operación Púnica;

- qué era la ley mordaza;

- etc.

Nunca imaginamos la de cosas nuevas que nos esperaban.

0 comentarios:

Publicar un comentario